La próxima «vuelta al cole» traerá importantes novedades derivadas del cuestionamiento de los métodos pedagógicos tradicionales y del replanteamiento de los espacios educativos. El objetivo del nuevo modelo es conectar lo que estudian los alumnos con lo que desean las empresas de sus futuros empleados y sustituir el «poder hacer» por el «saber hacer», alejándose de las situaciones artificiales que se suelen plantear en las aulas para aterrizar más en el mundo real .

Según Actiu, líder español en diseño y fabricación de soluciones de mobiliario para espacios de trabajo, educativos y hospitality, el nuevo modelo dotará a las aulas de capacidad transformadora, basada en entornos multifuncionales, horizontales, integrados, adaptables y flexibles que, más allá del conocimiento, promuevan el pensamiento innovador, la capacidad de resolver problemas y la creatividad, centrando los esfuerzos en el aprendizaje de competencias, es decir, aplicar el saber aprendido.

Para facilitar esta transición, la firma de Castalla ha elaborado una guía «Actiu: Innovando para ser los primeros de la clase. Repensando las aulas: más eficientes y funcionales«, en la que se fijan los desafíos y objetivos del nuevo modelo educativo y se marca el camino para llegar a él con éxito.

Aulas transformadoras
La implementación de nuevas metodologías, competencias y habilidades en el aula requiere espacios que ofrezcan a los estudiantes y profesores soluciones de aprendizaje, que ayuden a conectar, inspirar y lograr un conocimiento más profundo y duradero. Aulas configurables, dinámicas, flexibles y conectadas, capaces de adaptarse a cada metodología u objetivo pedagógico. Además, en el nuevo modelo, el aula se amplía, para abarcar todos los espacios del centro educativo como lugares de aprendizaje.

Aulas flexibles que se adaptan a cada metodología y, también, a la jerarquía relacional y social que se persigue, incorporando valores en alza como la integración, el cuidado medioambiental, la cooperación… y, por supuesto, las nuevas tecnologías y la digitalización.

El proceso de aprendizaje se inicia por la experiencia sensorial y, en él, la emoción tiene un papel fundamental. Los espacios que generan un ambiente de armonía e inspiración estimulan la atención y la concentración impactando directamente en los resultados del aprendizaje, una sinergia donde el diseño actúa como el «tercer educador».

El nuevo modelo promueve el diseño de nuevos espacios educativos que favorezcan un nuevo diálogo con el entorno y acompañen los procesos de cambio. No existe un diseño único que garantice un mejor aprendizaje y cada centro debe generar espacios que respondan a su identidad y a las necesidades de su comunidad utilizando técnicas y estrategias que sitúen al alumno en el centro del aprendizaje. Un proceso que promueve la participación y el uso de metodologías como el Aprendizaje Basado en Proyectos, el Aprendizaje Cooperativo, la Gamificación, el Design Thinking, el Thinking Based Learning o Aprendizaje Basado en Competencias.

Mobiliario como palanca de cambio
El mobiliario y la tecnología son elementos claves en esta transformación. Para que los nuevos espacios de aprendizaje cumplan su objetivo, el mobiliario debe ser ergonómico, cómodo, ágil, eficiente, flexible y conectado. También debe ser versátil, adaptable y facilitar su desplazamiento para reconfigurar el aula rápidamente según cada necesidad: trabajo individual, en grupo, exposición, etc. Un mobiliario que debe facilitar la creación de espacios flexibles y multifuncionales, reconfigurando en tiempo real cada aula según la actividad.

Un aula, múltiples configuraciones
Utilizando los dispositivos y el mobiliario adecuados el nuevo modelo de aula se puede reconfigurar rápidamente para cada tipo de actividad: Intercambiar/Explorar, interactuar, Crear, Presentar, Investigar, Desarrollar… dando un salto de gigante en los resultados.

Un ciclo virtuoso que requiere de herramientas, dispositivos y mobiliario ad hoc como pizarras táctiles y digitales, Caddy móviles para video presentaciones, sistemas de videoconferencia, mobiliario Agile, sillas móviles o fáciles de mover, mesas para trabajar de forma grupal, gradas  móviles, zonas de soft seating con pantalla, mesas elevables tipo atril, mesas para grabación, regulables en altura, taburetes, mesas que permitan trabajar de forma individual y colectiva (formas que encajan a modo puzle), zonas de almacenamiento para libros o elementos para  la investigación, estanterías, armarios…

La capacidad de Colaborar e Interactuar con otras personas es una habilidad clave en el siglo XXI y su calidad se deriva de la propiedad, la responsabilidad compartida y los procesos de toma de decisiones grupales.

En el nuevo modelo, la creación se convierte en una herramienta clave del aprendizaje que se complementa con la presentación de los resultados del trabajo de los diferentes grupos. En paralelo, el área de Investigar debe animar a los estudiantes a hacer descubrimientos por sí mismos y ser participantes activos en lugar de oyentes pasivos. Finalmente, el área de desarrollo se configura como un espacio para el aprendizaje informal y la reflexión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Hablamos