Ya sea grande o pequeño, oscuro o luminoso o cumpla la función de estudio para trabajar, el dormitorio es la estancia del hogar que debe estar especialmente diseñada para disfrutar de un descanso reparador. Por ello, debe primar la comodidad y el confort. Y para conseguirlo Menamobel propone decorar el espacio más íntimo del hogar con maderas naturales, colores neutros, tejidos confortables y aromas relajantes

Ivana González Mena, directora de Menamobel aconseja aprovechar el tiempo estival para “renovar los dormitorios del hogar, porque el buen tiempo nos invita a realizar cambios para crear un entorno más confortable de cara a los meses de invierno”.

Con una elección acertada de mobiliario, colores y textiles es posible transformar un espacio destinado a dormir en un lugar de ensueño, explica González Mena. Y para acertar entre las diferentes opciones que nos ofrece el mercado para lograr tal propósito, la experta en decoración y tendencias, ofrece 7 consejos para decorar y poner un toque cálido y confortable al espacio más íntimo y personal de la casa.

Un toque de color
“El color en un dormitorio puede aplicarse en la ropa de cama, cortinas o estores, en el cabecero o en los muebles, pero es el tono de las paredes el que determina el ambiente de la estancia”, advierte la experta, quien aconseja utilizar colores claros que aportan estabilidad y serenidad.

Para lograr una cama luminosa y acogedora, Ivana González Mena propone distintas combinaciones de colores para cojines de diferentes formas y tamaños: “El color blanco es ideal para lograr un entorno relajante, el resultado es mejor si se mezclan diferentes texturas. Tonos tostados, una equilibrada combinación de claros y oscuros, aportan paz y sosiego. El gris resulta relajante y extremadamente elegante cuando se combina en distintos tonos o con el blanco y, por último, los colores que se encuentran en la naturaleza, azules y verdes suaves, ambos tonos invitan a la relajación».

Mesitas de noche
La decoración de mesitas de noche es fundamental para crear un entorno agradable en el dormitorio. Es un elemento secundario, pero no debe ser ni demasiado endeble, ni muy pequeña, ni es necesario que sean idénticas a cada lado de la cama “explica la experta en decoración y tendencias. Y advierte: “Siendo un mueble funcional que nos ayuda a guardar objetos que normalmente utilizamos en la cama o cerca de ella, es necesario encontrar un equilibrio entre lo funcional y lo decorativo. Ante todo, debe primar la simplicidad y el orden”.

Desde Menamobel sugieren aprovechar estantes y cajones inferiores para colocar objetos necesarios, pero que no deben estar a la vista y colocar sobre la mesita de noche un máximo de tres elementos. Algunas ideas: “Flores en un pequeño jarrón, encima de los libros de cabecera; una vela que forme parte de la decoración de una mesita de noche, una planta pequeña con una maceta original, un par de postales de un viaje o un jarrón de diseño».

“Un bonito marco con una fotografía que evoque una estancia en la playa o en la montaña en la que nos recordamos descansados y felices, logrará, de manera casi instantánea trasladarnos las relajantes sensaciones de aquel lugar», sugiere González Mena.

Enmarcar la cama
El cabecero, es una de las piezas más importantes para crear la primera impresión de un dormitorio, es un elemento clave con numerosas posibilidades decorativas. “Un cabecero de fibra natural, como esparto, ratán, mimbre o bambú, aportan un aire fresco al dormitorio. Me gusta especialmente los cabeceros realizados con madera natural porque crean ambientes muy cálidos y agradables, tienen el poder de hacer más acogedor el dormitorio” Los diseños pueden ser tradicionales, rústicos o minimalistas, “no pasan de moda y siempre son una apuesta segura” explica la experta en decoración y tendencias.

Textiles naturales
“Nada tiene tanto poder para hacer más acogedor un dormitorio que una ropa de cama que invite al descanso “aclara la experta en decoración y tendencias Nada hace más acogedor un dormitorio que una ropa de cama que invite al descanso. El tacto es un sentido de máxima percepción a la hora de dormir.

En este sentido, existe en el mercado una amplia variedad de almohadas naturales, juegos de cama y edredones tejidos con fibras 100% naturales.

La recomendación de la experta es mezclar texturas realizadas con materiales naturales como el algodón y el lino “porque transpiran mejor que otros tejidos y en consecuencia, beneficia el descanso”. Y añade: “También me gustan los tejidos naturales por su versatilidad ya que en invierno aporta mucha calidez y en verano resulta fresco y natural”.

Iluminación cálida
Una de las claves para el buen descanso es crear una atmosfera relajante en el dormitorio y la iluminación juega un importante papel. “En decoración es fundamental sacar el máximo partido a la luz natural, pero también cuidar la luz artificial. Esta debe ser cálida y equilibrada para lograr ese ambiente relajante que buscamos en el dormitorio”, explica la experta en decoración y tendencias , quien recomienda contar con diferentes puntos de iluminación tenues repartidos por la estancia en lugar de un solo punto de luz más potente: “Resulta Indispensable una lámpara de techo que proporcione luz general al entrar o salir de la habitación, pero para crear un entorno cálido y confortable es necesario realizar una buena elección de las lámparas de sobremesa. Las de fibras naturales están en tendencia y me parecen ideales para crear atmosferas relajadas” concluye Mena.

Escritorio en la habitación
Aunque el espacio de trabajo no es recomendable que se encuentre en el dormitorio, si el hogar no cuenta con un estudio para tal fin “basta una pared con un bonito y bien organizado escritorio que puede ser con patas o anclado a la pared a modo de repisa, pero siempre respetando un fondo de 50 cm que permita ser utilizado con comodidad” explica la directora de Menamobel. Y añade: “La forma de separar visualmente el escritorio del resto de la habitación es sencillo, incorporando a la decoración una o varias alfombras. La razón se encuentra en el efecto visual que producen”.

“La mejor ubicación cuando hay que crear un espacio para trabajar en el dormitorio es cerca de una fuente de luz natural. Es necesario tener la ventana como referencia ya que resulta más confortable para la vista” sugiere Mena. Y añade la importancia de incorporar una adecuada lámpara de sobremesa “para evitar la fatiga visual que conlleva cansancio, irritabilidad y dolores de cabeza. Nada más alejado del estado de confort y relajación que pretendemos en nuestro dormitorio» concluye la experta.

Aromaterapia en el dormitorio
Un aroma relajante contribuye a crear una atmosfera propicia para el descanso. Y para lógralo desde Menamobel la propuesta consiste en colocar unas gotas de aceite esencia de lavanda en un recipiente para tal fin o disponer de una vela aromática que forme parte de la decoración de la mesita de noche.

Si el dormitorio tiene incluido el baño en la habitación, “una opción ideal es poner unas gotas de aceites esenciales en suelo de la ducha. El vapor de agua contribuirá a expandir el aroma creando un efecto muy relajante en la estancia, explica la experta. Y para quienes no tienes esta posibilidad, la directora de Menamobel ofrece otro recurso: “optar por un vaporizador donde añadir unas gotas de aroma”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Hablamos